Qué son las grasas «trans»

Las conocidas como grasas “trans” son compuestos tóxicos que se forman durante la hidrogenación de los aceites vegetales, la cual se realiza con el objetivo de pasarlos desde el estado líquido al sólido. Este tipo de proceso se usa para conseguir grasas que mejoran el sabor, la textura y la durabilidad de los alimentos a los que son añadidas. En la industria alimentaria las grasas hidrogenadas se encuentran sobre todo en: bollería industrial, galletas, salsas, comidas pre-cocinadas, etc.

Ausencia de legislación específica

La OMS recomienda un consumo de grasas trans menor al 1% del consumo calórico diario total, ya que se ha demostrado que son muy perjudiciales para la salud vascular. Sin embargo, en Europa no existe legislación que regule utilización y etiquetado en alimentos, y por ello se engloba a las grasas trans en el contenido total de grasas saturadas, enmascarándolas de cara al consumidor. Sólo los productos para lactantes y de alimentos de continuación poseen en la Unión Europea una regulación respecto al porcentaje de grasas trans, que marca que deben estar en una presencia menor al 3%.

Por ello, son varias las organizaciones que luchan por establecer una regulación. En 2011 la Fundación Española del Corazón solicitó a la Comisión Europea legislación al respecto, aunque aún no ha sido tomada en consideración; en diciembre de este año debía haberse publicado un informe con el registro de todos los alimentos que contienen grasas trans distribuidos en Europa, pero nunca llegó a publicarse. En EEUU, el país con mayor proporción de personas obesas del mundo, se ha prohibido añadir grasas trans a los alimentos esperando acabar con ellas en un plazo de 3 años.

Existen empresas Europeas que gracias a los avances tecnológicos de la industria alimentaria han empezado a eliminar este tipo de grasas de sus alimentos, principalmente de margarinas, pero el desinterés por legislar al respecto nos hace pensar que tardaremos mucho (una vez más) en reaccionar y eliminar un componente alimentario que es de sobra conocido como perjudicial para la salud a medio y largo plazo.

“Una alimentación sana y equilibrada compuesta por productos frescos junto con el ejercicio físico es la mejor inversión que puedes hacer para tu salud”

Recomendaciones

Desde Nutrir os recomendamos 4 sencillas medidas para evitar este tipo de grasas:
1. Evitar la bollería industrial
2. Tomar tostadas con aceite de oliva virgen extra
3. Elaborar comidas con productos frescos
4. Evitar los precocinados y ultracongelados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estarás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies